RSS

el planeta sigue en desarmonía musical!

Despierten
Ojos que ven, corazón que siente
A despertar, músicos! Ministro Nazi Goebbels cambió la frecuencia de la nota LA y el planeta sigue en desarmonía musical!
Publicado en 16/01/2012 por despierten 149

Joseph Goebbels, Ministro de Propaganda de Hitler



Un ministro de propaganda nazi llamado Joseph Goebels creó un decreto universal en 1939 por el cual se instaba a todo el mundo a afinar el LA musical a 440 Hertzios, en lugar de a 432 Hz, frecuencia a la que se afinaba toda la música hasta el momento. Desde 1939 hasta hoy en día se ha entonado a esa frecuencia.
Esto provoca en la gente pensar y sentir de una manera determinada y se la mantiene sumida en un desorden interno. En 1953 el decreto de Goebels fue aprobado por parte de la Organización Internacional de Normalización (ISO).
Esto ocurrió a pesar de los esfuerzos de un gran número de músicos franceses que apoyados por el Conservatorio de París, organizaron un referéndum para preservar el LA afinado a 432 Hz. El LA afinado a 432hz ha estado oculto al mundo por ser el punto de balance sónico de la naturaleza.
“432 Hz vibra en los principios de la media de oro PHI y unifica las propiedades de la luz, tiempo, espacio, materia, gravedad y el magnetismo con la biología, el código del ADN y la conciencia. La afinación natural a 432 Hz tiene efectos profundos en la consciencia y también en el nivel celular de nuestro cuerpo.

El Número Phi

“Por la re-sintonización de instrumentos musicales y el uso de la afinación de concierto a 432 hertzios en vez de 440 hertzios, tus átomos y el ADN empiezan a resonar en armonía con la espiral de PHI de la Naturaleza.” (Brian T. Collins) (Ver noticia publicada anteriormente la geometría de Dios y el número Phi).
Toda la música que escuchamos en este momento, genera una frecuencia inarmónica con el planeta y con el organismo humano.
Una nota hace 12 armónicos, porque pone en resonancia las 12 notas de la escala musical (con medios tonos y sostenidos). Las notas hacen 12 armónicos, cuando se toca una nota afinada a un LA afinado a 432 Hz. Cuando uno toca en un LA afinado a 440 Hz, sólo se hacen 8 armónicos. La música afinada a 440 Hz es música muy pobre.
La frecuencia del planeta Tierra es de 8 Hz. Las ondas alfa, la frecuencia del cerebro en estado de relajación profunda, son ondas a 8 Hz. Afinar a 440, hace que la base no sea 8, sino 8’25, lo cual significa que los armónicos que generan no son armónicos con el planeta.
El Ser Humano funciona en un rango de frecuencia que va de 16 a 32 Hertzios, lo que equivale en la escala musical, del do al do, o sea, una octava. Afinar a 440 Hz tampoco es armónico con la frecuencia del Ser Humano porque la base es 16,5
La primera alteración física que podemos notar cuándo llevamos un rato escuchando música, es cansancio, fatiga, ganas de no hacer nada, y esto sucede porque los armónicos de la música no encajan con la frecuencia vibratoria del ser humano. La frecuencia en la que nos mete la música afinada a 440 Hz nos hace sentir inseguridad, miedo, angustia y desorden interno.
Durante muchos años ha interesado que la Humanidad esté sumida en la oscuridad. Si la música no está en armonía con el planeta, no está en armonía con el Ser humano y cómo consecuencia se producen alteraciones en ambos.
Para evitar que esto continúe sucediendo, deberíamos afinar la música a 432 Hz. Y podemos hacerlo pasando toda nuestra música al ordenador, y utilizar un programa que permita bajar la frecuencia. Las interpretaciones sonarán un poco más lentas, pero es casi imperceptible. Hay programas de ordenador que sirven para manejar, editar y grabar música. Por ejemplo el de Mac, Garage Band.
Esta música después se debe pasar a DVD en lugar de en CD, porque los CD’s no tienen capacidad de manejar 12 armónicos, sólo manejan 8 armónicos, y no serviría de nada porque estaríamos recortando 4 armónicos.  La música grabada en CD es cortante, dura, fría, en cambio grabada en DVD es más cálida porque permite grabar con los 12 armónicos.

El Instituto Schiller alemán ha llevado una campaña mundial para volver a la afinación a 432 Hz. una batalla que ya libró el propio Verdi.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

Musicoterapia en enfermos terminales

Musicoterapia como herramienta para canalizar las emociones de los enfermos terminales.

La primera jornada sobre musicoterapia, promovida por el Institut Català de Musicoteràpia y patrocinada por Grupo Mémora y los Servicios Funerarios de Barcelona, que ha tenido lugar en las instalaciones del Cosmocaixa, ha abordado los beneficios que esta terapia puede aportar a los enfermos terminales.

Muchos de los pacientes que están en la fase final de su vida encuentran en la música una vía para canalizar sus sentimientos. Hay veces que la práctica médica y los tratamientos a que son sometidas esas personas no obtienen resultados en los parámetros emocionales como la ansiedad, la depresión o el insomnio. Entonces, está demostrado que la aplicación de la musicoterapia consigue que los pacientes puedan expresar sus sentimientos: este progreso permite trabajar mejor les efectos del luto.

Los Servicios Funerarios de Barcelona (SFB) y Grupo Mémora han patrocinado la primera jornada de musicoterapia: “Música y Medicina, la musicoterapia en el ámbito de la salud”, para profundizar en el tema y conocer las experiencias de reconocidos ponentes. Entre los diversos oncólogos, psicólogos y músicos que participaron en las conferencias destaca la presencia de Joanne Loewy, directora del Departamento Louis Armstrong de Música y Medicina del Beth Israel Medical Center de Nueva York, así como el oncólogo de este mismo centro, Andrew Rossetti.


La jornada, dirigida a los profesionales de la música y la medicina que trabajan para mejorar la calidad de vida de las personas en situación terminal, dio a conocer las herramientas para tratar la atención a estos pacientes y promover la humanización profesional del entorno. SFB-Grupo Mémora colabora con la Fundació Institut Mar d’Investigacions Mèdiques de Barcelona en un estudio sobre la musicoterapia como tratamiento complementario a pacientes atendidos en la unidad de curas paliativas. De este modo pretenden ayudar a los profesionales, familias y enfermos para mejorar la calidad asistencial al final de la vida.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

La música activa el placer

La música activa el placer

Un estudio liderado por investigadores de Barcelona revela que existen personas que no sienten nada al escuchar el Nessun Dorma y, sin embargo, sí liberan dopamina, la ‘hormona de la felicidad’, ante la posibilidad de ganar dinero. El trabajo sugiere que la relación entre la música y el placer se establece por vías diferenciadas.
La comida, el dinero, el sexo, las drogas y el rock and roll estimulan la liberación de dopamina en distintas áreas del cerebro, lo que provoca sensación de placer. A este circuito se le llama sistema de recompensa.

Desde hace tiempo se conoce la anhedonia, un trastorno en estas vías que impide sentir placer.

Ahora, la revista Current Biology publica una investigación que muestra la existencia de unas vías nerviosas únicas para la música en este sistema de recompensa. Con este estudio se demuestra que pueden haber vías específicas para sentir el placer de la música, diferentes al de otro tipo de estímulos.

El trabajo, realizado por investigadores de la Universidad de Barcelona (UB) y el Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL), en colaboración con el Instituto Neurológico de Montreal (Canadá), analiza la anhedonia musical en personas que no disfrutan con la música.

Para identificar a estos voluntarios que no se emocionaban con la música aunque la percibieran bien, los científicos diseñaron un cuestionario que se puede responder en esta web.

Además, los autores llevaron a cabo una serie de ejercicios para estudiar si su sistema de recompensa se activaba ante otro tipo de estímulos como el de recibir dinero.

Nessun dorma para investigar

El primero de los ejercicios consistía en escuchar trece piezas musicales como el Nessun dorma de Puccini, Las cuatro estaciones de Vivaldi o Barcelona –canción de los Juegos Olímpicos de 1992–, generalmente sin letra, para no alterar el contenido de la música.

Los voluntarios incorporaron tres canciones con las que 'disfrutaban' personalmente. “Algunos de los pacientes con anhedonia musical pedían consejo a amigos o a familiares para escoger las piezas”, explica a Sinc Josep Marco, uno de los autores.

En el segundo ejercicio, los participantes debían responder rápidamente ante estímulos visuales si querían ganar un dinero o evitaban perderlo.

Los resultados indican que aunque las personas con anhedonia musical no disfrutaban con Vivaldi, su fisiología y sus corazones se aceleraban cuando podían ganar dinero extra.

“Dada la naturaleza abstracta y compleja del sistema de recompensa musical, las emociones evocadas por la música no solo se procesan en este sistema sino que también intervienen otras áreas cerebrales relacionadas con la percepción musical” añade Marco.

Música triste para el cerebro

Un año más tarde, los investigadores volvieron a reunir a la mayoría de voluntarios para estudiar la consistencia del experimento realizado. En esta ocasión, se les pidió que asociaran la música que escuchaban a cuatro tipos de sentimientos: felicidad, miedo, tristeza o paz.

Todos los voluntarios, incluidos los que padecían anhedonia musical, supieron reconocer estas emociones en las piezas.


“Aunque sintamos tristeza, nuestro sistema de recompensa se activa”, añade Marco. “No solo pasa con la música. De hecho, una de las razones por la cual nos gustan las películas de miedo o los dramas es porque nos evocan emociones, y todo el circuito emocional está conectado con el sistema de recompensa”. 

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

La guía definitiva para escuchar música en el trabajo

POR FIN, AL ALCANCE DE TU MANO, LA GUÍA QUE TE LLEVARÁ PASO A PASO A ESCOGER LA MÚSICA CORRECTA PARA EXPRIMIR LO MEJOR DE TU CEREBRO Y AL MISMO TIEMPO CONVERTIR TU LUGAR DE TRABAJO EN ESE LUGAR CON SOUNDTRACK QUE TANTO ANHELAS.
 
Agregar leyenda
Probablemente estés leyendo este artículo con los audífonos puestos y la música sonando.
Si sabes escoger cuidadosamente la música que necesitas, quizá encuentres por fin la manera de ponerle riendas a ese salvaje cerebro procrastinador que te echa por tierra cada que intentas llevarlo por el buen camino. La clave está en saber en qué momento y en qué dosis administrarle la droga sonora que lo ablanda o lo pone alerta.
Nunca ha sido más fácil añadirle a tu trabajo un soundtrack personalizado y, más importante aún, aislarte del resto de tus colegas, compañeros de cubículo o del resto de los clientes de la cafetería donde te encuentras. Pero no toda la música es igual, sobre todo cuando lo que buscas es que el trabajo esté hecho. ¿Cuál es la mejor selección musical para cada tarea? ¿Qué canciones te ayudarán a tener energía, concentrarte y ser creativo, o sólo sobrevivir a un largo día de trabajo?

Empecemos con lo más básico.

Escuchar música afecta a tu cerebro

Ponerte los audífonos genera un puente directo entre el artista que escuchas y tu córtex auditivo. Mientras la música suena, muchos centros del cerebro pueden activarse, dependiendo si la música es nueva o conocida, feliz o triste, en clave mayor o menor, o si tiene o no letra.

Algunas tareas son más fáciles con música…

Investigaciones muestran que la música se lleva mejor con tareas repetitivas que requieren concentración pero bajos niveles de cognición. Un estudio de 1972 en ergonomía encontró que los trabajadores de fábricas se desempeñaban mejor escuchando canciones felices de fondo.
…y otras más difíciles

No te engañes: escuchar música significa estar haciendo varias cosas al mismo tiempo. Cualquier recurso cognitivo que tu cerebro gasta en entender letras, procesar emociones o recordar el momento en que escuchaste esa canción, no estará disponible para ayudarte a trabajar. En otras palabras, estas consumiendo RAM y tu cerebro podría alentarse.

Estudios muestran que la lectura de comprensión y la memorización decaen cuando la música suena. O sólo intenta poner números en una hoja y hacer cuentas mientras escuchas esto:

Encuentra el balance correcto
Lo malo de escuchar música en el trabajo es que demanda atención. Lo bueno es que te hace sentir mayor energía y mejora tu ánimo. También es buena para eliminar otros ruidos que pueden distraerte. El truco es elegir cuidadosamente y encontrar la música indicada para cada tarea.

Para tener un estímulo cognitivo, escoge música que no tenga letra…
Esto hace sentido para cualquiera que acostumbre escuchar música en el trabajo, especialmente si realizas algo relacionado con el lenguaje. Los centros de lenguaje de tu cerebro no pueden evitar descifrar las palabras que escuchas, lo que hace que sea mucho más difícil concentrarte en escribir o en leer.
Si simplemente no puedes encontrar música sin letras, puedes escoger algo en un idioma que no entiendas:
Algunos estudios sostienen que la música en clave mayor (canciones que suenan más felices) te hacen sentir que el tiempo transcurre más rápido y la música el clave menor hace que el tiempo se expanda y parezca más lento. Si eso es bueno o malo depende de cuánto tengas que hacer antes de llegar a casa.

 escuches música todo el tiempo
Un estudio ampliamente citado de 1972 encontró que los beneficios de la música desaparecen cuando la escuchas constantemente. Y a veces tu cerebro necesita todos los recursos cognitivos posibles. Irónicamente, otro estudio de 1989 señala que “complejas tareas gerenciales son probablemente mejor llevadas a cabo en silencio”.

Música para arrancar
Existe un momento de trabajo que tiene reglas completamente diferentes: cuando quieres detonar una respuesta emocional. Intenta escuchar rock o el soundtrack de una película de acción para ponerte en acción, o prémiate con una de tus canciones favoritas cuando el trabajo está hecho. Esto te da muchos de los beneficios cognitivos de la música sin exponerte a sus desventajas.

Presiona shuffle para un shot de dopamina
Como ya mencionamos, tu cerebro lucha por predecir el futuro, así que darle algo de impredicibilidad a la mezcla puede recompensarte con una dosis de su neurotransmisor favorito: la dopamina. Para aprovechar tu farmacia cerebral al máximo escoge un género de música que pudiera gustarte.

Algunos de los mejores géneros para trabajar
Si estás listo para experimentar qué tipo de música le va mejor a tu estilo de trabajo, aquí hay algunas sugerencias:
Jazz: Una variedad increíble de estados de ánimo y tiempos, la mayoría sin voces. Puedes intentar con Miles Davis, Alice Coltrane o Thelonious Monk.

Clásica: Aún más variedad. A mucha gente le encanta la música de Johann Sebastian Bach por su elegancia matemática, sus procesiones y sus variaciones.

Compositores minimalistas: Repetitivas por naturaleza, en su mejor momento pueden inducirte el tipo de trance que estás buscando. Prueba con Steve Reich o Philip Glass.

Chill-out: El nombre lo dice todo, pero trata de no relajarte demasiado. Prueba Bonobo o Cinematic Orchestra.

Ambient: Apenas te darás cuenta de que está ahí.  Escucha por ejemplo a Brian Eno.

Soundtracks de películas: Esto es de lo mejor si quieres que tu corazón empiece a latir. Escucha el soundtrack de Only God Forgives.

Reggae: No hay nada mejor para ponerse de buen humor. Puedes intentar con cualquiera de los Marley.



  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS